Curso de Mejora de la Comunicación con Familiares y Usuarios

Curso de Mejora de la Comunicación con Familiares y Usuarios
Cuando la persona en sutuación de dependencia vive y es atendida en un centro, la familia tiene un importante papel de apoyo, tanto ofreciendo afecto como siguiendo colaborando en algunos cuidados.
 
De hecho, las familias de las personas usuarias de recursos de alojamiento permanente deben seguir siendo consideradas como familias cuidadoras. A consecuencia de ello, pueden producirse conflictos y malentendidos con los equipos de atención directa que deben ser detectados, clarificados y solucionados.
 
Este momento se caracteriza por un proceso progresivo de ajuste familia-centro.
  • Potenciar la mejora de las aptitudes y habilidades emocionales en el trato a personas en situación de dependencia y familiares, para hacer de un centro un lugar grato, a pesar del dolor que las personas tengan que vivir o compartir con sus seres queridos. 
  • Auxiliares, gerocultores, monitores, personal de atención directa y en general trabajadores de centros de servicios sociales que deseen ampliar sus conocimientos sobre el tema.
  • Otros profesionales (psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, etc…) que trabajen o quieran perfeccionar sus conocimientos el área de la asistencia social y dependencia.
  • Titulados universitarios y estudiantes de últimos cursos universitarios relacionados con la rama de ciencias sociales y similares: psicología, pedagogía, trabajo social, educación social, sociología, etc. que quieran mejorar su perfil profesional y sus posibilidades de acceso a la oferta laboral en el sector de los servicios sociosanitarios, públicos o privados.
1. Cliente: Definición del término en nuestro centro.
¿Quién o quiénes son nuestros clientes?
El trato a nuestro cliente. Valoración personal y trazado de la línea de partida.
 
2. El residente.
La figura del residente como cliente.
Acogida al residente. La relación diaria.
Relación de confianza vs relación con el cliente.
Habilidades de comunicación con el residente- cliente. Conducción de quejas.
Comunicación asertiva. Rectifiquemos las actuaciones.
Ante una situación dificultosa: Identificar el problema, atacar el problema y no a la persona.
Seamos responsables de lo que hacemos y decimos.
 
3. Los familiares.
La figura del familiar como cliente.
La recepción del familiar a nuestro centro.
Expectativas del familiar acerca de nuestro servicio.
Cómo dirigirnos a un familiar.
Las objeciones y quejas. Asunción y resolución.
Orientación a la mejora de la relación con el familiar.
La comunicación asertiva.
Cuando la persona en sutuación de dependencia vive y es atendida en un centro, la familia tiene un importante papel de apoyo, tanto ofreciendo afecto como siguiendo colaborando en algunos cuidados.
 
De hecho, las familias de las personas usuarias de recursos de alojamiento permanente deben seguir siendo consideradas como familias cuidadoras. A consecuencia de ello, pueden producirse conflictos y malentendidos con los equipos de atención directa que deben ser detectados, clarificados y solucionados.
 
Este momento se caracteriza por un proceso progresivo de ajuste familia-centro.